La transformación educativa, el gran desafío para América latina

La transformación educativa, el gran desafío para América latina

La transformación educativa, el gran desafío para América latina

clarín.com/opinión.  25/03/2018

 

Aunque en los últimos 25 años se amplió el acceso a las aulas, el aprendizaje aún no es suficiente ni posee la calidad adecuada.

En la semana que pasó, los líderes financieros de toda América Latina celebraron la reunión anual del consejo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Mendoza. Ahí discutieron las posibles soluciones a los mayores desafíos de la región -salud, energía, empleo- y cómo financiarlas.

Hoy por hoy, la educación es uno de los mayores desafíos en nuestra región. En los últimos 25 años, hemos ampliado considerablemente el acceso a la educación, pero muchos de nuestros niños no están aprendiendo lo suficiente ni con la calidad adecuada. Según una encuesta reciente realizada por IPSOS, el 56% de los argentinos considera que la educación es peor que hace diez años.

Una evaluación del Programa para la Evaluación de Estudiantes Internacional (PISA, Program for International Students Assessment) de 2015, realizada a alumnos de 15 años en 72 países sobre su desempeño en matemáticas, lectura y ciencias, reveló que los estudiantes de América Latina están por debajo de gran parte de los estudiantes del mundo. Este bajo rendimiento, a su vez, evidencia enormes desigualdades de ingreso, género, así como geográficas y étnicas. Según el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo de la UNESCO, mientras que el 83% de los niños de las familias más ricas de América Latina y el Caribe terminan la escuela secundaria, solo el 29% de los niños de las familias más pobres lo hacen.

Somos parte de una crisis educativa mundial. Según el informe the Learning Generation de 2016, para el año 2030 más de 800 millones (la mitad de los jóvenes del mundo) podrían abandonar la escuela sin tener ninguna calificación de valor para el mercado laboral moderno. El mundo necesita cambios radicales para modificar este destino sombrío.

 
 

Aprender 2017: los chicos leen un poco mejor pero siguen mal en matemática

El cambio puede empezar ya y debe empezar ya. Uno de los principales obstáculos para elevar la calidad de la educación es el financiamiento. Los países de América Latina y el Caribe están dispuestos a aumentar sus inversiones en educación, al igual que muchos donantes internacionales. Pero incluso si se logran los aumentos de financiamiento más optimistas, no sería suficiente para garantizar que todos los niños asistan a la escuela y aprendan lo necesario.

Durante los últimos años he tenido el privilegio de colaborar con colegas del sector público, la sociedad civil y el sector privado de todo el mundo, en la Comisión de Educación, en busca de una solución a este problema. Como resultado de ese esfuerzo se ha concebido el Servicio Financiero Internacional para la Educación (IFFed por sus siglas en inglés).

El Servicio funciona en dos niveles. En primer lugar, agrupa fondos de donantes para que los bancos puedan crear una nueva corriente de financiamiento de la educación. En segundo lugar, permite a los países de ingresos bajos y medios (como Bolivia, El Salvador, Nicaragua o Haití) obtener préstamos para la educación a tasas favorables, escapando de la "trampa de la deuda" creada por las altas tasas de interés.

 
 

Más de la mitad de las personas está conforme con la calidad de la educación

IFFed multiplica los dólares de los donantes para lograr un impacto mucho mayor, y podría generar suficientes fondos (unos $10 mil millones de USD adicionales anuales a partir de 2020) para hacer posible una educación de calidad para los niños de todo el mundo. La idea está ganando adeptos entre instituciones globales como la ONU y el Banco Mundial, pero el BID y otros bancos regionales son clave para que tenga éxito. El BID puede desbloquear más y mejores fondos públicos a nivel nacional y el IFFed puede garantizar que estos fondos tengan un mayor impacto.

Argentina se encuentra en una posición única para liderar la reforma educativa y la inversión en educación en América Latina. Argentina encabeza el grupo de naciones del G20 este año, y el presidente Macri ya ha declarado que la educación estará entre las prioridades de su agenda. En la reunión del Foro Económico Mundial de Davos, dijo acertadamente que le interesa mirar hacia el futuro y "capacitar a nuestros niños para trabajos que aún no existen".

Esta importantísima labor debería comenzar esta misma semana. El BID tiene en sus manos la posibilidad de cambiar a fondo la forma en que se financia la educación y apoyar la creación del IFFed. Entre los muchos pendientes de nuestra región latinoamericana y caribeña, pocos son tan urgentes como dar a nuestros hijos el futuro que se merecen, un futuro mejor que el que nos ha tocado vivir a nosotros.

Felipe Calderón es ex presidente de México y miembro de la Comisión de Educación.

 

 

VER ARTÍCULO

 

 

Contacto@felipecalderon.org.mx

Leave a Reply

Close
Close

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.

Close

Close